Caso Lucas González: elevaron la causa a juicio oral con 14 policías de la Ciudad imputados

La Justicia rechazó los planteos que habían presentado las defensas de los efectivos de la Policía de la ciudad de Buenos Aires implicados y elevó a juicio oral a causa por el crimen de Lucas González.

Placeholder del video

La jueza Paula Verónica González elevó a juicio oral la causa por el crimen de Lucas González, con 14 policías imputados. El adolescente fue asesinado a balazos por policías de la Ciudad en Barracas, el 17 de noviembre, cuando volvía de jugar al fútbol.

Los 14 efectivos de la fuerza porteña fueron imputados por los delitos de homicidio agravado y encubrimiento. La magistrada del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 7, rechazó los planteos presentados por la defensa de los policías implicados y avaló el requerimiento de elevación a juicio presentado por el fiscal Leonel Gómez Barbella.

Los policías imputados

La decisión alcanza a los policías de la Ciudad: Gabriel Alejandro Isassi, Juan José Nieva, Fabián Andrés López, Héctor Claudio Cuevas, Roberto Orlando Inca, Juan Horario Romero, Fabián Alberto Du Santos, Daniel Alberto Santana, Ramón Jesús Chocobar, Sebastián Jorge Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos, Daniel Rubén Espinosa y Rodolfo Alejandro Ozan.

La medida fue confirmada por Gregorio Dalbón, abogado de la familia de Lucas González, quien consideró que se está "en condiciones de iniciar un juicio histórico", tanto "por la cantidad de involucrados y la perversidad de los encubridores". 

Si bien Dalbón se mostró conforme con la disposición judicial, señaló que continuará "trabajando para que los (policías), que quedaron con falta de mérito que manipularon el arma, Lorena Miño y Micaela Fariña paguen por su evidente participación en la presente causa".

"La familia solo espera justicia y rápida. Cintia (la madre de Lucas) no está bien aún, sigue con graves problemas psiquiátricos. Pero la fuerza de Héctor, su marido y de los padres y sobrevivientes es extraordinaria", resaltó el letrado.

¿De qué se acusa a los siete policías?

Para el juez, todos son coautores materiales de encubrimiento doblemente agravado por la condición de funcionario público. A esta acusación, se sumaron las vejaciones que incluyeron la privación ilegítima de la libertad de los jóvenes que estaban con Lucas el día del crimen. 

En los siete casos, se ordenó un embargo equivalente a 1 millón de pesos. La medida fue dictada para el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Rodolfo Ozán, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa.

¿Qué policías ya estaban procesados?

Por el homicidio calificado de Lucas y la tentativa de homicidio calificado de sus tres amigos ya estaban procesados con prisión preventiva los policías de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi. Mientras que por el encubrimiento también fueron procesados con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el inspector Héctor Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño. Éstos últimos afrontan otros cargos por "falsedad ideológica, encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y vejaciones".

Según datos de la investigación, la víctima fue quemada con un cigarrillo "mientras agonizaba" en el auto que había sido baleado por los agentes. También se indicó que esa acción fue realizada al tiempo que los amigos de Lucas permanecían esposados, tirados en la la calle en calidad de detenidos y sometidos a torturas. De acuerdo con la autopsia, el joven murió como consecuencia de un impacto de proyectil de arma de fuego en el cráneo que le provocó una "hemorragia meningoencefálica".

¿Qué pasó con Lucas González?

El asesinato de Lucas ocurrió el 17 de noviembre, cuando el joven volvía de entrenar del club Barracas Central. Los adolescentes iban a bordo de un Volkswagen Suran del padre de uno de ellos. A las pocas cuadras fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial. 

Los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles el auto, por lo que huyeron del lugar. Los efectivos, en un auto de civil y sin identificarse, dispararon a mansalva sobre el auto de los jóvenes. Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, lo que le produjo la muerte a los dos días de estar internado en grave estado y con un cuadro irreversible.

Caso Lucas González: elevaron la causa a juicio oral con 14 policías de la Ciudad imputados

La jueza Paula Verónica González elevó a juicio oral la causa por el crimen de Lucas González, con 14 policías imputados. El adolescente fue asesinado a balazos por policías de la Ciudad en Barracas, el 17 de noviembre, cuando volvía de jugar al fútbol.

Los 14 efectivos de la fuerza porteña fueron imputados por los delitos de homicidio agravado y encubrimiento. La magistrada del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 7, rechazó los planteos presentados por la defensa de los policías implicados y avaló el requerimiento de elevación a juicio presentado por el fiscal Leonel Gómez Barbella.

Los policías imputados

La decisión alcanza a los policías de la Ciudad: Gabriel Alejandro Isassi, Juan José Nieva, Fabián Andrés López, Héctor Claudio Cuevas, Roberto Orlando Inca, Juan Horario Romero, Fabián Alberto Du Santos, Daniel Alberto Santana, Ramón Jesús Chocobar, Sebastián Jorge Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos, Daniel Rubén Espinosa y Rodolfo Alejandro Ozan.

La medida fue confirmada por Gregorio Dalbón, abogado de la familia de Lucas González, quien consideró que se está "en condiciones de iniciar un juicio histórico", tanto "por la cantidad de involucrados y la perversidad de los encubridores". 

Si bien Dalbón se mostró conforme con la disposición judicial, señaló que continuará "trabajando para que los (policías), que quedaron con falta de mérito que manipularon el arma, Lorena Miño y Micaela Fariña paguen por su evidente participación en la presente causa".

"La familia solo espera justicia y rápida. Cintia (la madre de Lucas) no está bien aún, sigue con graves problemas psiquiátricos. Pero la fuerza de Héctor, su marido y de los padres y sobrevivientes es extraordinaria", resaltó el letrado.

¿De qué se acusa a los siete policías?

Para el juez, todos son coautores materiales de encubrimiento doblemente agravado por la condición de funcionario público. A esta acusación, se sumaron las vejaciones que incluyeron la privación ilegítima de la libertad de los jóvenes que estaban con Lucas el día del crimen. 

En los siete casos, se ordenó un embargo equivalente a 1 millón de pesos. La medida fue dictada para el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Rodolfo Ozán, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa.

¿Qué policías ya estaban procesados?

Por el homicidio calificado de Lucas y la tentativa de homicidio calificado de sus tres amigos ya estaban procesados con prisión preventiva los policías de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi. Mientras que por el encubrimiento también fueron procesados con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el inspector Héctor Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño. Éstos últimos afrontan otros cargos por "falsedad ideológica, encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y vejaciones".

Según datos de la investigación, la víctima fue quemada con un cigarrillo "mientras agonizaba" en el auto que había sido baleado por los agentes. También se indicó que esa acción fue realizada al tiempo que los amigos de Lucas permanecían esposados, tirados en la la calle en calidad de detenidos y sometidos a torturas. De acuerdo con la autopsia, el joven murió como consecuencia de un impacto de proyectil de arma de fuego en el cráneo que le provocó una "hemorragia meningoencefálica".

¿Qué pasó con Lucas González?

El asesinato de Lucas ocurrió el 17 de noviembre, cuando el joven volvía de entrenar del club Barracas Central. Los adolescentes iban a bordo de un Volkswagen Suran del padre de uno de ellos. A las pocas cuadras fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial. 

Los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles el auto, por lo que huyeron del lugar. Los efectivos, en un auto de civil y sin identificarse, dispararon a mansalva sobre el auto de los jóvenes. Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, lo que le produjo la muerte a los dos días de estar internado en grave estado y con un cuadro irreversible.

La jueza Paula Verónica González elevó a juicio oral la causa por el crimen de Lucas González, con 14 policías imputados. El adolescente fue asesinado a balazos por policías de la Ciudad en Barracas, el 17 de noviembre, cuando volvía de jugar al fútbol.

Los 14 efectivos de la fuerza porteña fueron imputados por los delitos de homicidio agravado y encubrimiento. La magistrada del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 7, rechazó los planteos presentados por la defensa de los policías implicados y avaló el requerimiento de elevación a juicio presentado por el fiscal Leonel Gómez Barbella.

Los policías imputados

La decisión alcanza a los policías de la Ciudad: Gabriel Alejandro Isassi, Juan José Nieva, Fabián Andrés López, Héctor Claudio Cuevas, Roberto Orlando Inca, Juan Horario Romero, Fabián Alberto Du Santos, Daniel Alberto Santana, Ramón Jesús Chocobar, Sebastián Jorge Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos, Daniel Rubén Espinosa y Rodolfo Alejandro Ozan.

La medida fue confirmada por Gregorio Dalbón, abogado de la familia de Lucas González, quien consideró que se está "en condiciones de iniciar un juicio histórico", tanto "por la cantidad de involucrados y la perversidad de los encubridores". 

Si bien Dalbón se mostró conforme con la disposición judicial, señaló que continuará "trabajando para que los (policías), que quedaron con falta de mérito que manipularon el arma, Lorena Miño y Micaela Fariña paguen por su evidente participación en la presente causa".

"La familia solo espera justicia y rápida. Cintia (la madre de Lucas) no está bien aún, sigue con graves problemas psiquiátricos. Pero la fuerza de Héctor, su marido y de los padres y sobrevivientes es extraordinaria", resaltó el letrado.

¿De qué se acusa a los siete policías?

Para el juez, todos son coautores materiales de encubrimiento doblemente agravado por la condición de funcionario público. A esta acusación, se sumaron las vejaciones que incluyeron la privación ilegítima de la libertad de los jóvenes que estaban con Lucas el día del crimen. 

En los siete casos, se ordenó un embargo equivalente a 1 millón de pesos. La medida fue dictada para el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Rodolfo Ozán, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa.

¿Qué policías ya estaban procesados?

Por el homicidio calificado de Lucas y la tentativa de homicidio calificado de sus tres amigos ya estaban procesados con prisión preventiva los policías de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi. Mientras que por el encubrimiento también fueron procesados con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el inspector Héctor Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño. Éstos últimos afrontan otros cargos por "falsedad ideológica, encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y vejaciones".

Según datos de la investigación, la víctima fue quemada con un cigarrillo "mientras agonizaba" en el auto que había sido baleado por los agentes. También se indicó que esa acción fue realizada al tiempo que los amigos de Lucas permanecían esposados, tirados en la la calle en calidad de detenidos y sometidos a torturas. De acuerdo con la autopsia, el joven murió como consecuencia de un impacto de proyectil de arma de fuego en el cráneo que le provocó una "hemorragia meningoencefálica".

¿Qué pasó con Lucas González?

El asesinato de Lucas ocurrió el 17 de noviembre, cuando el joven volvía de entrenar del club Barracas Central. Los adolescentes iban a bordo de un Volkswagen Suran del padre de uno de ellos. A las pocas cuadras fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial. 

Los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles el auto, por lo que huyeron del lugar. Los efectivos, en un auto de civil y sin identificarse, dispararon a mansalva sobre el auto de los jóvenes. Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, lo que le produjo la muerte a los dos días de estar internado en grave estado y con un cuadro irreversible.

Ver más
Ver más