Caso Lucas González: dictaron prisión preventiva a los siete policías acusados de encubrimiento

Los siete efectivos de la Policía de la Ciudad fueron procesados por encubrimiento y abuso de poder contra los adolescentes. Ya son 16 los policías presos preventivamente por el asesinato de Lucas González.

Placeholder del video

La Justicia porteña dictó el procesamiento con prisión preventiva para todos los imputados pendientes por el asesinato de Lucas González. De esta manera, ya son 16 los policías presos por el asesinato del joven futbolista el 17 de noviembre, en Barracas. El juez Martín del Viso, a cargo de la investigación, determinó que dos comisarios, un subcomisario y otros cuatro oficiales de la Fuerza porteña, habían intervenido en maniobras para encubrir el crimen de Lucas. 

¿De qué se acusa a los siete policías?

Para el juez, todos son coautores materiales de encubrimiento doblemente agravado por la condición de funcionario público. A esta acusación, se sumaron las vejaciones que incluyeron la privación ilegítima de la libertad de los jóvenes que estaban con Lucas el día del crimen. En los siete casos, se ordenó un embargo equivalente a 1 millón de pesos, que deberá ser saldado en un plazo de tres días. La medida fue dictada para el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Rodolfo Ozán, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa.

¿Qué policías ya estaban procesados?

Por el homicidio calificado de Lucas y la tentativa de homicidio calificado de sus tres amigos ya estaban procesados con prisión preventiva los policías de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi. Mientras que por el encubrimiento también fueron procesados con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el inspector Héctor Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño. Éstos últimos afrontan otros cargos por "falsedad ideológica, encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y vejaciones".

Según datos de la investigación, la víctima fue quemada con un cigarrillo "mientras agonizaba" en el auto que había sido baleado por los agentes. También se indicó que esa acción fue realizada al tiempo que los amigos de Lucas permanecían esposados, tirados en la la calle en calidad de detenidos y sometidos a torturas. De acuerdo con la autopsia, el joven murió como consecuencia de un impacto de proyectil de arma de fuego en el cráneo que le provocó una "hemorragia meningoencefálica".

¿Qué pasó con Lucas González?

El asesinato de Lucas ocurrió el 17 de noviembre, cuando el joven volvía de entrenar del club Barracas Central. Los adolescentes iban a bordo de un Volkswagen Suran del padre de uno de ellos. A las pocas cuadras fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial. Los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles el auto, por lo que huyeron del lugar. Los efectivos, en un auto de civil y sin identificarse, dispararon a mansalva sobre el auto de los jóvenes. Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, lo que le produjo la muerte a los dos días de estar internado en grave estado y con un cuadro irreversible.

 

Caso Lucas González: dictaron prisión preventiva a los siete policías acusados de encubrimiento

La Justicia porteña dictó el procesamiento con prisión preventiva para todos los imputados pendientes por el asesinato de Lucas González. De esta manera, ya son 16 los policías presos por el asesinato del joven futbolista el 17 de noviembre, en Barracas. El juez Martín del Viso, a cargo de la investigación, determinó que dos comisarios, un subcomisario y otros cuatro oficiales de la Fuerza porteña, habían intervenido en maniobras para encubrir el crimen de Lucas. 

¿De qué se acusa a los siete policías?

Para el juez, todos son coautores materiales de encubrimiento doblemente agravado por la condición de funcionario público. A esta acusación, se sumaron las vejaciones que incluyeron la privación ilegítima de la libertad de los jóvenes que estaban con Lucas el día del crimen. En los siete casos, se ordenó un embargo equivalente a 1 millón de pesos, que deberá ser saldado en un plazo de tres días. La medida fue dictada para el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Rodolfo Ozán, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa.

¿Qué policías ya estaban procesados?

Por el homicidio calificado de Lucas y la tentativa de homicidio calificado de sus tres amigos ya estaban procesados con prisión preventiva los policías de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi. Mientras que por el encubrimiento también fueron procesados con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el inspector Héctor Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño. Éstos últimos afrontan otros cargos por "falsedad ideológica, encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y vejaciones".

Según datos de la investigación, la víctima fue quemada con un cigarrillo "mientras agonizaba" en el auto que había sido baleado por los agentes. También se indicó que esa acción fue realizada al tiempo que los amigos de Lucas permanecían esposados, tirados en la la calle en calidad de detenidos y sometidos a torturas. De acuerdo con la autopsia, el joven murió como consecuencia de un impacto de proyectil de arma de fuego en el cráneo que le provocó una "hemorragia meningoencefálica".

¿Qué pasó con Lucas González?

El asesinato de Lucas ocurrió el 17 de noviembre, cuando el joven volvía de entrenar del club Barracas Central. Los adolescentes iban a bordo de un Volkswagen Suran del padre de uno de ellos. A las pocas cuadras fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial. Los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles el auto, por lo que huyeron del lugar. Los efectivos, en un auto de civil y sin identificarse, dispararon a mansalva sobre el auto de los jóvenes. Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, lo que le produjo la muerte a los dos días de estar internado en grave estado y con un cuadro irreversible.

 

La Justicia porteña dictó el procesamiento con prisión preventiva para todos los imputados pendientes por el asesinato de Lucas González. De esta manera, ya son 16 los policías presos por el asesinato del joven futbolista el 17 de noviembre, en Barracas. El juez Martín del Viso, a cargo de la investigación, determinó que dos comisarios, un subcomisario y otros cuatro oficiales de la Fuerza porteña, habían intervenido en maniobras para encubrir el crimen de Lucas. 

¿De qué se acusa a los siete policías?

Para el juez, todos son coautores materiales de encubrimiento doblemente agravado por la condición de funcionario público. A esta acusación, se sumaron las vejaciones que incluyeron la privación ilegítima de la libertad de los jóvenes que estaban con Lucas el día del crimen. En los siete casos, se ordenó un embargo equivalente a 1 millón de pesos, que deberá ser saldado en un plazo de tres días. La medida fue dictada para el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Rodolfo Ozán, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa.

¿Qué policías ya estaban procesados?

Por el homicidio calificado de Lucas y la tentativa de homicidio calificado de sus tres amigos ya estaban procesados con prisión preventiva los policías de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi. Mientras que por el encubrimiento también fueron procesados con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el inspector Héctor Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño. Éstos últimos afrontan otros cargos por "falsedad ideológica, encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y vejaciones".

Según datos de la investigación, la víctima fue quemada con un cigarrillo "mientras agonizaba" en el auto que había sido baleado por los agentes. También se indicó que esa acción fue realizada al tiempo que los amigos de Lucas permanecían esposados, tirados en la la calle en calidad de detenidos y sometidos a torturas. De acuerdo con la autopsia, el joven murió como consecuencia de un impacto de proyectil de arma de fuego en el cráneo que le provocó una "hemorragia meningoencefálica".

¿Qué pasó con Lucas González?

El asesinato de Lucas ocurrió el 17 de noviembre, cuando el joven volvía de entrenar del club Barracas Central. Los adolescentes iban a bordo de un Volkswagen Suran del padre de uno de ellos. A las pocas cuadras fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial. Los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles el auto, por lo que huyeron del lugar. Los efectivos, en un auto de civil y sin identificarse, dispararon a mansalva sobre el auto de los jóvenes. Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, lo que le produjo la muerte a los dos días de estar internado en grave estado y con un cuadro irreversible.

 

Leer más