Caso Lucas González: para el abogado "no solo lo mataron, sino que lo torturaron"

La autopsia reveló que a Lucas le apagaron un cigarrillo en la mano y no hubo actitud defensiva. "No solo lo mataron, sino que lo torturaron", afirmó el abogado que representa a la familia.

El abogado que representa a la familia de Lucas González, Gregorio Dalbón, aseguró que “evidentemente le apagaron un cigarrillo en la mano” al joven de 17 años que fue asesinado de dos balazos en la cabeza por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas. “No solo lo mataron, sino que lo torturaron”, agregó.

En una entrevista televisa, recordó las declaraciones brindadas por Cintia, la madre de Lucas, y expresó: “Ella le vio el cuerpo, le vio esa quemadura que tenía entre el dedo índice y el dedo pulgar en una de sus manos. Tengo que reconocer que no le di mucha importancia porque pensé que pudo haber sido una herida defensiva o una caída luego de los disparos”, manifestó. En ese sentido, Dalbón agregó: 

“Ahora con la autopsia, nos damos cuenta de que evidentemente le apagaron un cigarrillo en la mano a Lucas. Eso data del momento donde fueron los hechos, lo dice concretamente la autopsia. Dice, además, que no hubo ningún tipo de actitud defensiva. Estamos ante algo que es el colmo: no solo lo mataron, sino que lo torturaron y dijeron que los chicos eran delincuentes cuando no lo eran. Es un hecho que creo que va a marcar un antes y un después”.

Al referirse a Lorena Miño, la policía de la Ciudad acusada de encubrimiento que se entregó en los tribunales porteños, el abogado de la familia destacó “el hecho de haber estado prófuga esperando no estar ni un día detenida, cuando a los chicos los hicieron pasar toda la noche en un reformatorio, culpándolos de ser delincuentes cuando eran inocentes, no tiene punto de comparación. Me parece que las lágrimas se las tiene que guardar”. Al concluir, condenó “el encubrimiento” del hecho y ratificó que el juez de menores que tomó la decisión “errada de dejar a los asesinos en libertad y poner presos a los chicos, tiene que ser destituido por el Consejo de la Magistratura”. 

Caso Lucas González: para el abogado "no solo lo mataron, sino que lo torturaron"

El abogado que representa a la familia de Lucas González, Gregorio Dalbón, aseguró que “evidentemente le apagaron un cigarrillo en la mano” al joven de 17 años que fue asesinado de dos balazos en la cabeza por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas. “No solo lo mataron, sino que lo torturaron”, agregó.

En una entrevista televisa, recordó las declaraciones brindadas por Cintia, la madre de Lucas, y expresó: “Ella le vio el cuerpo, le vio esa quemadura que tenía entre el dedo índice y el dedo pulgar en una de sus manos. Tengo que reconocer que no le di mucha importancia porque pensé que pudo haber sido una herida defensiva o una caída luego de los disparos”, manifestó. En ese sentido, Dalbón agregó: 

“Ahora con la autopsia, nos damos cuenta de que evidentemente le apagaron un cigarrillo en la mano a Lucas. Eso data del momento donde fueron los hechos, lo dice concretamente la autopsia. Dice, además, que no hubo ningún tipo de actitud defensiva. Estamos ante algo que es el colmo: no solo lo mataron, sino que lo torturaron y dijeron que los chicos eran delincuentes cuando no lo eran. Es un hecho que creo que va a marcar un antes y un después”.

Al referirse a Lorena Miño, la policía de la Ciudad acusada de encubrimiento que se entregó en los tribunales porteños, el abogado de la familia destacó “el hecho de haber estado prófuga esperando no estar ni un día detenida, cuando a los chicos los hicieron pasar toda la noche en un reformatorio, culpándolos de ser delincuentes cuando eran inocentes, no tiene punto de comparación. Me parece que las lágrimas se las tiene que guardar”. Al concluir, condenó “el encubrimiento” del hecho y ratificó que el juez de menores que tomó la decisión “errada de dejar a los asesinos en libertad y poner presos a los chicos, tiene que ser destituido por el Consejo de la Magistratura”. 

El abogado que representa a la familia de Lucas González, Gregorio Dalbón, aseguró que “evidentemente le apagaron un cigarrillo en la mano” al joven de 17 años que fue asesinado de dos balazos en la cabeza por parte de efectivos de la Policía de la Ciudad en el barrio porteño de Barracas. “No solo lo mataron, sino que lo torturaron”, agregó.

En una entrevista televisa, recordó las declaraciones brindadas por Cintia, la madre de Lucas, y expresó: “Ella le vio el cuerpo, le vio esa quemadura que tenía entre el dedo índice y el dedo pulgar en una de sus manos. Tengo que reconocer que no le di mucha importancia porque pensé que pudo haber sido una herida defensiva o una caída luego de los disparos”, manifestó. En ese sentido, Dalbón agregó: 

“Ahora con la autopsia, nos damos cuenta de que evidentemente le apagaron un cigarrillo en la mano a Lucas. Eso data del momento donde fueron los hechos, lo dice concretamente la autopsia. Dice, además, que no hubo ningún tipo de actitud defensiva. Estamos ante algo que es el colmo: no solo lo mataron, sino que lo torturaron y dijeron que los chicos eran delincuentes cuando no lo eran. Es un hecho que creo que va a marcar un antes y un después”.

Al referirse a Lorena Miño, la policía de la Ciudad acusada de encubrimiento que se entregó en los tribunales porteños, el abogado de la familia destacó “el hecho de haber estado prófuga esperando no estar ni un día detenida, cuando a los chicos los hicieron pasar toda la noche en un reformatorio, culpándolos de ser delincuentes cuando eran inocentes, no tiene punto de comparación. Me parece que las lágrimas se las tiene que guardar”. Al concluir, condenó “el encubrimiento” del hecho y ratificó que el juez de menores que tomó la decisión “errada de dejar a los asesinos en libertad y poner presos a los chicos, tiene que ser destituido por el Consejo de la Magistratura”. 

Leer más