Caso Lucas González: los investigadores analizan imputar a otros policías por "plantar" un arma

Efectivos de la Comuna 4 están sospechados de “plantar” un arma en el auto de los jóvenes, para justificar la inicial versión de persecución y tiroteo. Declararon los padres del adolescente asesinado.

Placeholder del video

Los investigadores del asesinato de Lucas González analizan la imputación y posible detención de otros policías por encubrimiento y "plantar" un arma de juguete en el auto donde viajaba la víctima. Se trata de efectivos de la Comuna 4, donde el adolescente fue baleado por tres agentes sin identificación, cuando volvía de jugar al fútbol, en Barracas. Los fiscales Leonel Gómez Barbella y Andrés Heim, intentan determinar si estos otros policías intentaron encubrir el crimen de Lucas y dieron una versión apócrifa de los hechos para justificar el accionar policial. 

¿Qué pasó en la escena del crimen?

La fiscalía amplió su margen investigativo hacia los agentes de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad que llegaron a la escena del crimen para asistir a los tres policías implicados en el asesinato de Lucas. Por un lado, se estudia si la réplica de un arma encontrada en el Volkswagen Surán de los adolescentes fue "plantada" por personal policial para adulterar la escena y encubrir el caso. Sobre el arma de juguete, los jóvenes negaron que fuera de ellos o que estuviera dentro del vehículo en el que se desplazaban y ninguno de los tres acusados la nombró. Mientras tanto, el inspector Gabriel Isassi, el oficial José Nievas y el oficial mayor Fabián López, continúan detenidos en la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal. En sintonía con esta línea de investigación, el abogado defensor de la familia de Lucas, Gregorio Dalbón, declaró que "los que se encargaron de plantar el arma no son los mismo que se encargaron de matar a Lucas". 

Declaración de los padres de Lucas 

Los padres del futbolista juvenil asesinado se presentaron a declarar en la sede del Ministerio Público de CABA, en Tucumán 966. Gregorio Dalbón explicó a la salida que "contaron lo que pasó el día en el que balearon a su hijo". Además, el letrado defensor agregó que "fue una declaración típica que se hace a las víctimas, lo hicieron bajo juramento de ley. Contaron lo que pasó ese día de forma muy emocional, fue muy fuerte. Contaron quién era Lucas”, agregó el representante legal de la familia González. Luego habló el padre de la víctima, que explicó haberse sentido "muy cómodo" durante la ronda de preguntas de los fiscales Barbella y Heim. “Le relaté mi vida habitual normal desde el momento en que Lucas se fue de la casa. Yo estaba haciendo un tratamiento de rehabilitación y se me vino esta tormenta, esta pesadilla de la que no me puedo levantar. Todavía pienso que me voy a levantar y que todo esto fue un sueño. Pero vamos a luchar para que todo se aclare”, indicó “Peka” González.

El asesinato de Lucas González

El adolescente Lucas González volvía de entrenar junto con tres amigos en el barrio de Barracas. Todos se desplazaban en un vehículo particular, cuando fueron interceptados por agentes de civil de la Policía de la Ciudad en otro auto, sin identificaciones. Los testigos cuentan que, al verse intervenidos por un auto de civil, los jóvenes pensaron que los iban a robar y quisieron escapar. Mientras el vehículo de los adolescentes intentaba darse a la fuga, los agentes abrieron fuego y dos balas dieron en la cabeza de Lucas González, que iba en el asiento del acompañante. Producto de las heridas recibidas por los policías, González murió en el hospital El Cruce, de Florencio Varela. La familia denunció el caso de gatillo fácil y decidió donar los órganos de la víctima. "El corazón de mi hijo va a seguir latiendo", expresó la madre en declaraciones a la prensa.

 

Caso Lucas González: los investigadores analizan imputar a otros policías por "plantar" un arma

Los investigadores del asesinato de Lucas González analizan la imputación y posible detención de otros policías por encubrimiento y "plantar" un arma de juguete en el auto donde viajaba la víctima. Se trata de efectivos de la Comuna 4, donde el adolescente fue baleado por tres agentes sin identificación, cuando volvía de jugar al fútbol, en Barracas. Los fiscales Leonel Gómez Barbella y Andrés Heim, intentan determinar si estos otros policías intentaron encubrir el crimen de Lucas y dieron una versión apócrifa de los hechos para justificar el accionar policial. 

¿Qué pasó en la escena del crimen?

La fiscalía amplió su margen investigativo hacia los agentes de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad que llegaron a la escena del crimen para asistir a los tres policías implicados en el asesinato de Lucas. Por un lado, se estudia si la réplica de un arma encontrada en el Volkswagen Surán de los adolescentes fue "plantada" por personal policial para adulterar la escena y encubrir el caso. Sobre el arma de juguete, los jóvenes negaron que fuera de ellos o que estuviera dentro del vehículo en el que se desplazaban y ninguno de los tres acusados la nombró. Mientras tanto, el inspector Gabriel Isassi, el oficial José Nievas y el oficial mayor Fabián López, continúan detenidos en la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal. En sintonía con esta línea de investigación, el abogado defensor de la familia de Lucas, Gregorio Dalbón, declaró que "los que se encargaron de plantar el arma no son los mismo que se encargaron de matar a Lucas". 

Declaración de los padres de Lucas 

Los padres del futbolista juvenil asesinado se presentaron a declarar en la sede del Ministerio Público de CABA, en Tucumán 966. Gregorio Dalbón explicó a la salida que "contaron lo que pasó el día en el que balearon a su hijo". Además, el letrado defensor agregó que "fue una declaración típica que se hace a las víctimas, lo hicieron bajo juramento de ley. Contaron lo que pasó ese día de forma muy emocional, fue muy fuerte. Contaron quién era Lucas”, agregó el representante legal de la familia González. Luego habló el padre de la víctima, que explicó haberse sentido "muy cómodo" durante la ronda de preguntas de los fiscales Barbella y Heim. “Le relaté mi vida habitual normal desde el momento en que Lucas se fue de la casa. Yo estaba haciendo un tratamiento de rehabilitación y se me vino esta tormenta, esta pesadilla de la que no me puedo levantar. Todavía pienso que me voy a levantar y que todo esto fue un sueño. Pero vamos a luchar para que todo se aclare”, indicó “Peka” González.

El asesinato de Lucas González

El adolescente Lucas González volvía de entrenar junto con tres amigos en el barrio de Barracas. Todos se desplazaban en un vehículo particular, cuando fueron interceptados por agentes de civil de la Policía de la Ciudad en otro auto, sin identificaciones. Los testigos cuentan que, al verse intervenidos por un auto de civil, los jóvenes pensaron que los iban a robar y quisieron escapar. Mientras el vehículo de los adolescentes intentaba darse a la fuga, los agentes abrieron fuego y dos balas dieron en la cabeza de Lucas González, que iba en el asiento del acompañante. Producto de las heridas recibidas por los policías, González murió en el hospital El Cruce, de Florencio Varela. La familia denunció el caso de gatillo fácil y decidió donar los órganos de la víctima. "El corazón de mi hijo va a seguir latiendo", expresó la madre en declaraciones a la prensa.

 

Los investigadores del asesinato de Lucas González analizan la imputación y posible detención de otros policías por encubrimiento y "plantar" un arma de juguete en el auto donde viajaba la víctima. Se trata de efectivos de la Comuna 4, donde el adolescente fue baleado por tres agentes sin identificación, cuando volvía de jugar al fútbol, en Barracas. Los fiscales Leonel Gómez Barbella y Andrés Heim, intentan determinar si estos otros policías intentaron encubrir el crimen de Lucas y dieron una versión apócrifa de los hechos para justificar el accionar policial. 

¿Qué pasó en la escena del crimen?

La fiscalía amplió su margen investigativo hacia los agentes de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad que llegaron a la escena del crimen para asistir a los tres policías implicados en el asesinato de Lucas. Por un lado, se estudia si la réplica de un arma encontrada en el Volkswagen Surán de los adolescentes fue "plantada" por personal policial para adulterar la escena y encubrir el caso. Sobre el arma de juguete, los jóvenes negaron que fuera de ellos o que estuviera dentro del vehículo en el que se desplazaban y ninguno de los tres acusados la nombró. Mientras tanto, el inspector Gabriel Isassi, el oficial José Nievas y el oficial mayor Fabián López, continúan detenidos en la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal. En sintonía con esta línea de investigación, el abogado defensor de la familia de Lucas, Gregorio Dalbón, declaró que "los que se encargaron de plantar el arma no son los mismo que se encargaron de matar a Lucas". 

Declaración de los padres de Lucas 

Los padres del futbolista juvenil asesinado se presentaron a declarar en la sede del Ministerio Público de CABA, en Tucumán 966. Gregorio Dalbón explicó a la salida que "contaron lo que pasó el día en el que balearon a su hijo". Además, el letrado defensor agregó que "fue una declaración típica que se hace a las víctimas, lo hicieron bajo juramento de ley. Contaron lo que pasó ese día de forma muy emocional, fue muy fuerte. Contaron quién era Lucas”, agregó el representante legal de la familia González. Luego habló el padre de la víctima, que explicó haberse sentido "muy cómodo" durante la ronda de preguntas de los fiscales Barbella y Heim. “Le relaté mi vida habitual normal desde el momento en que Lucas se fue de la casa. Yo estaba haciendo un tratamiento de rehabilitación y se me vino esta tormenta, esta pesadilla de la que no me puedo levantar. Todavía pienso que me voy a levantar y que todo esto fue un sueño. Pero vamos a luchar para que todo se aclare”, indicó “Peka” González.

El asesinato de Lucas González

El adolescente Lucas González volvía de entrenar junto con tres amigos en el barrio de Barracas. Todos se desplazaban en un vehículo particular, cuando fueron interceptados por agentes de civil de la Policía de la Ciudad en otro auto, sin identificaciones. Los testigos cuentan que, al verse intervenidos por un auto de civil, los jóvenes pensaron que los iban a robar y quisieron escapar. Mientras el vehículo de los adolescentes intentaba darse a la fuga, los agentes abrieron fuego y dos balas dieron en la cabeza de Lucas González, que iba en el asiento del acompañante. Producto de las heridas recibidas por los policías, González murió en el hospital El Cruce, de Florencio Varela. La familia denunció el caso de gatillo fácil y decidió donar los órganos de la víctima. "El corazón de mi hijo va a seguir latiendo", expresó la madre en declaraciones a la prensa.

 

Leer más