Placeholder del video

El padre de uno de los amigos de Lucas: "La policía sabía que había cometido un error"

El papá de Julián, uno de los amigos que viajaba con Lucas González cuando fue disparado por efectivos de la policía de la Ciudad, afirmó, en exclusiva con IP Noticias, que nadie desde el Estado se contactó con ellos "para asistir psicológicamente" a los jóvenes que vivieron el trágico momento.

"No se contactó nadie, no nos llamó nadie, ni para darle asistencia psicológica a los chicos. Todo lo estamos manejando nosotros, con el papa de Joaquín, y de Lucas, quienes están consiguiendo todo lo que deberían darnos ellos", indicó Javier, el padre del conductor de la Volkswagen Suran y quien manejó con el joven González herido en el regazo. Y añadió: "Uno espera que por lo menos se preocupen por los chicos, que se le brinde la contención psicológica, además de familiar. El momento que vivieron es difícil y lo seguirá siendo".

En este sentido, el hombre, que es chofer de colectivos, aseguró que su hijo "se va a recordar por siempre de su amigo" y de la forma en que murió, "a mano de supuestos policías". Asimismo, acusó a los tres oficiales de discriminación debido a que, cuando detuvieron a los adolescentes, la policía los trató "de villeros" y que "debían matarlos".

"Eso es discriminación, por ser de zona sur, o porque tienen una gorrita. Hoy todos tienen una gorrita, por una cuestión de moda. Nadie tiene que juzgar a nadie por ello, y menos un policía, menos estos que son asesinos", remarcó.

Por otro lado, expresó que los agentes "no estaban en sus cabales" para realizar "semejante locura". "Desde el minuto uno, sabían que cometieron un error. Quisieron tapar el asunto diciendo que ellos eran delincuentes", agregó.

 

 

Por último, Javier recordó que cuando su hijo salió con el auto le sugirió que "tuviese cuidado por la zona a la que iba", pero que nunca se imaginó que iba a recibir un llamado "desesperado". "Tenía un amigo herido, le dije que busquen un policía que lo ayude y eso fue lo que hizo él. Vio un patrullero y no le dio bola, justo los que nos tienen que cuidar" dijo.

Y concluyó: "¿Con qué necesidad abrieron fuego? ¿Por qué no los detuvieron como lo hace cualquier policía? Lamentablemente, con la vida de Lucas, espero que esto nunca se vuelva a repetir. No puede ser que tenemos que volver a esperar a que haya una víctima para que el estado tome acciones".

Podés ver IP Noticias segunda edición con Rocío Kalenok y Agustina Díaz de lunes a viernes de 12 a 14 por IP Noticias.

El padre de uno de los amigos de Lucas: "La policía sabía que había cometido un error"

El papá de Julián, uno de los amigos que viajaba con Lucas González cuando fue disparado por efectivos de la policía de la Ciudad, afirmó, en exclusiva con IP Noticias, que nadie desde el Estado se contactó con ellos "para asistir psicológicamente" a los jóvenes que vivieron el trágico momento.

"No se contactó nadie, no nos llamó nadie, ni para darle asistencia psicológica a los chicos. Todo lo estamos manejando nosotros, con el papa de Joaquín, y de Lucas, quienes están consiguiendo todo lo que deberían darnos ellos", indicó Javier, el padre del conductor de la Volkswagen Suran y quien manejó con el joven González herido en el regazo. Y añadió: "Uno espera que por lo menos se preocupen por los chicos, que se le brinde la contención psicológica, además de familiar. El momento que vivieron es difícil y lo seguirá siendo".

En este sentido, el hombre, que es chofer de colectivos, aseguró que su hijo "se va a recordar por siempre de su amigo" y de la forma en que murió, "a mano de supuestos policías". Asimismo, acusó a los tres oficiales de discriminación debido a que, cuando detuvieron a los adolescentes, la policía los trató "de villeros" y que "debían matarlos".

"Eso es discriminación, por ser de zona sur, o porque tienen una gorrita. Hoy todos tienen una gorrita, por una cuestión de moda. Nadie tiene que juzgar a nadie por ello, y menos un policía, menos estos que son asesinos", remarcó.

Por otro lado, expresó que los agentes "no estaban en sus cabales" para realizar "semejante locura". "Desde el minuto uno, sabían que cometieron un error. Quisieron tapar el asunto diciendo que ellos eran delincuentes", agregó.

 

 

Por último, Javier recordó que cuando su hijo salió con el auto le sugirió que "tuviese cuidado por la zona a la que iba", pero que nunca se imaginó que iba a recibir un llamado "desesperado". "Tenía un amigo herido, le dije que busquen un policía que lo ayude y eso fue lo que hizo él. Vio un patrullero y no le dio bola, justo los que nos tienen que cuidar" dijo.

Y concluyó: "¿Con qué necesidad abrieron fuego? ¿Por qué no los detuvieron como lo hace cualquier policía? Lamentablemente, con la vida de Lucas, espero que esto nunca se vuelva a repetir. No puede ser que tenemos que volver a esperar a que haya una víctima para que el estado tome acciones".

Podés ver IP Noticias segunda edición con Rocío Kalenok y Agustina Díaz de lunes a viernes de 12 a 14 por IP Noticias.

El papá de Julián, uno de los amigos que viajaba con Lucas González cuando fue disparado por efectivos de la policía de la Ciudad, afirmó, en exclusiva con IP Noticias, que nadie desde el Estado se contactó con ellos "para asistir psicológicamente" a los jóvenes que vivieron el trágico momento.

"No se contactó nadie, no nos llamó nadie, ni para darle asistencia psicológica a los chicos. Todo lo estamos manejando nosotros, con el papa de Joaquín, y de Lucas, quienes están consiguiendo todo lo que deberían darnos ellos", indicó Javier, el padre del conductor de la Volkswagen Suran y quien manejó con el joven González herido en el regazo. Y añadió: "Uno espera que por lo menos se preocupen por los chicos, que se le brinde la contención psicológica, además de familiar. El momento que vivieron es difícil y lo seguirá siendo".

En este sentido, el hombre, que es chofer de colectivos, aseguró que su hijo "se va a recordar por siempre de su amigo" y de la forma en que murió, "a mano de supuestos policías". Asimismo, acusó a los tres oficiales de discriminación debido a que, cuando detuvieron a los adolescentes, la policía los trató "de villeros" y que "debían matarlos".

"Eso es discriminación, por ser de zona sur, o porque tienen una gorrita. Hoy todos tienen una gorrita, por una cuestión de moda. Nadie tiene que juzgar a nadie por ello, y menos un policía, menos estos que son asesinos", remarcó.

Por otro lado, expresó que los agentes "no estaban en sus cabales" para realizar "semejante locura". "Desde el minuto uno, sabían que cometieron un error. Quisieron tapar el asunto diciendo que ellos eran delincuentes", agregó.

 

 

Por último, Javier recordó que cuando su hijo salió con el auto le sugirió que "tuviese cuidado por la zona a la que iba", pero que nunca se imaginó que iba a recibir un llamado "desesperado". "Tenía un amigo herido, le dije que busquen un policía que lo ayude y eso fue lo que hizo él. Vio un patrullero y no le dio bola, justo los que nos tienen que cuidar" dijo.

Y concluyó: "¿Con qué necesidad abrieron fuego? ¿Por qué no los detuvieron como lo hace cualquier policía? Lamentablemente, con la vida de Lucas, espero que esto nunca se vuelva a repetir. No puede ser que tenemos que volver a esperar a que haya una víctima para que el estado tome acciones".

Podés ver IP Noticias segunda edición con Rocío Kalenok y Agustina Díaz de lunes a viernes de 12 a 14 por IP Noticias.

Leer más