COP26: Alberto Fernández propuso "canje de deuda por acción climática"

En la cumbre COP26 de Glasgow, el presidente Alberto Fernández pidió generar mecanismos para un "canje de deuda por acción climática" para ayudar a las naciones de bajos ingresos y de renta media.

Placeholder del video

El presidente Alberto Fernández ratificó en la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP26) el fuerte compromiso argentino con el Acuerdo de París, propuso reducir en un 27% más las emisiones de efecto invernadero del país y exhortó a generar mecanismos que permitan un "canje de deuda por acción climática" para facilitar que naciones de bajos ingresos y de renta media puedan avanzar en una transición ecológica. Y remarco especialmente que la postura de su gobierno es pedir que los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional deben utilizarse para hacer "un gran pacto de solidaridad ambiental" que incluya a los países de ingresos bajos y renta media.

"La Argentina adopta la política de lucha contra el cambio climático como una política de Estado", dijo el Presidente. Para hacerlo, reiteró que hacen falta "fuentes de financiamiento innovadoras, nuevas reglas e incentivos globales". A su vez, el mandatario resaltó que "impulsamos un complejo productor y exportador de hidrógeno como nuevo vector energético" al tiempo que anunció que se adoptarán "medidas profundas para erradicar la deforestación ilegal, tipificándola como delito ambiental".

En su exposición final en la Cumbre de Líderes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), Alberto Fernández pidio que la cumbre no se limite a ser un diagnóstico y quede en palabras. Por eso la Argentina propone la creación de un Comité Político y técnico sobre financiamiento climático "con participación equitativa de países desarrollados y en desarrollo" que "trace una hoja de ruta sobre cómo movilizar los fondos necesarios teniendo en cuenta las responsabilidades comunes, pero diferenciadas", el endeudamiento y los problemas estructurales.

Algunos de esos aspectos habían sido detallados por Fernández el mes pasado durante la cumbre latinoamericana sobre cambio climático, denominada "Diálogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas", que tuvo a la Argentina como anfitriona y de la que participaron de forma virtual presidentes de 21 países de la región, además del enviado especial para el Clima de los Estados Unidos, John Kerry y el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres. 

Estas son las claves de la postura argentina, que Fernández expuso este martes por la mañana (hora argentina) en el segundo día de sesión de la cumbre.

1. Canje deuda por acción climática

Tal como dijo en Roma durante la cumbre del G20 y lo expresó en distintos encuentros internacionales, el presidente Alberto Fernández reafirmó su concepto "O globalizamos la solidaridad o globalizamos la indiferencia", frente a la necesidad de mejores condiciones de financiamiento para enfrentar la crisis climática y, en consonancia, una baja de tasas y más plazos ante el Fondo Monetario Internacional (FMI). "En vez de pagarle al Fondo lo que pretendemos es que un porcentaje sea utilizado para la transición ecológica que necesita cada país en el mundo", explicó el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié. 

2. Respeto por el acuerdo de París

Más allá de la idea de canjear deuda por acción climática, la intervención del Presidente, el martes, ante la COP26, puso el foco en el compromiso argentino con el Acuerdo de París por el cambio climático, con una propuesta para reducir en un 27% más las emisiones de efecto invernadero de la Argentina. 

3. Reducción de la deforestación ilegal

"Elaboramos el plan nacional de adaptación al cambio climático junto con las provincias y actores de toda la sociedad argentina y además pusimos en marcha una mesa de transición para la promoción de las energías renovables", remarcó el Presidente durante su intervención en la cumbre latinoamericana en septiembre de este año. En paralelo, el mandatario anunció la "adopción de medidas profundas para erradicar definitivamente la deforestación ilegal, tipificándola como un delito ambiental". "Todos estos compromisos son un paso más que da la Argentina hacia una trayectoria consistente con la meta del 1,5 grados centígrados y con neutralidad de carbono cero hacia el año 2050", señaló.

 

COP26: Alberto Fernández propuso "canje de deuda por acción climática"

El presidente Alberto Fernández ratificó en la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP26) el fuerte compromiso argentino con el Acuerdo de París, propuso reducir en un 27% más las emisiones de efecto invernadero del país y exhortó a generar mecanismos que permitan un "canje de deuda por acción climática" para facilitar que naciones de bajos ingresos y de renta media puedan avanzar en una transición ecológica. Y remarco especialmente que la postura de su gobierno es pedir que los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional deben utilizarse para hacer "un gran pacto de solidaridad ambiental" que incluya a los países de ingresos bajos y renta media.

"La Argentina adopta la política de lucha contra el cambio climático como una política de Estado", dijo el Presidente. Para hacerlo, reiteró que hacen falta "fuentes de financiamiento innovadoras, nuevas reglas e incentivos globales". A su vez, el mandatario resaltó que "impulsamos un complejo productor y exportador de hidrógeno como nuevo vector energético" al tiempo que anunció que se adoptarán "medidas profundas para erradicar la deforestación ilegal, tipificándola como delito ambiental".

En su exposición final en la Cumbre de Líderes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), Alberto Fernández pidio que la cumbre no se limite a ser un diagnóstico y quede en palabras. Por eso la Argentina propone la creación de un Comité Político y técnico sobre financiamiento climático "con participación equitativa de países desarrollados y en desarrollo" que "trace una hoja de ruta sobre cómo movilizar los fondos necesarios teniendo en cuenta las responsabilidades comunes, pero diferenciadas", el endeudamiento y los problemas estructurales.

Algunos de esos aspectos habían sido detallados por Fernández el mes pasado durante la cumbre latinoamericana sobre cambio climático, denominada "Diálogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas", que tuvo a la Argentina como anfitriona y de la que participaron de forma virtual presidentes de 21 países de la región, además del enviado especial para el Clima de los Estados Unidos, John Kerry y el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres. 

Estas son las claves de la postura argentina, que Fernández expuso este martes por la mañana (hora argentina) en el segundo día de sesión de la cumbre.

1. Canje deuda por acción climática

Tal como dijo en Roma durante la cumbre del G20 y lo expresó en distintos encuentros internacionales, el presidente Alberto Fernández reafirmó su concepto "O globalizamos la solidaridad o globalizamos la indiferencia", frente a la necesidad de mejores condiciones de financiamiento para enfrentar la crisis climática y, en consonancia, una baja de tasas y más plazos ante el Fondo Monetario Internacional (FMI). "En vez de pagarle al Fondo lo que pretendemos es que un porcentaje sea utilizado para la transición ecológica que necesita cada país en el mundo", explicó el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié. 

2. Respeto por el acuerdo de París

Más allá de la idea de canjear deuda por acción climática, la intervención del Presidente, el martes, ante la COP26, puso el foco en el compromiso argentino con el Acuerdo de París por el cambio climático, con una propuesta para reducir en un 27% más las emisiones de efecto invernadero de la Argentina. 

3. Reducción de la deforestación ilegal

"Elaboramos el plan nacional de adaptación al cambio climático junto con las provincias y actores de toda la sociedad argentina y además pusimos en marcha una mesa de transición para la promoción de las energías renovables", remarcó el Presidente durante su intervención en la cumbre latinoamericana en septiembre de este año. En paralelo, el mandatario anunció la "adopción de medidas profundas para erradicar definitivamente la deforestación ilegal, tipificándola como un delito ambiental". "Todos estos compromisos son un paso más que da la Argentina hacia una trayectoria consistente con la meta del 1,5 grados centígrados y con neutralidad de carbono cero hacia el año 2050", señaló.

 

El presidente Alberto Fernández ratificó en la Conferencia sobre el Cambio Climático (COP26) el fuerte compromiso argentino con el Acuerdo de París, propuso reducir en un 27% más las emisiones de efecto invernadero del país y exhortó a generar mecanismos que permitan un "canje de deuda por acción climática" para facilitar que naciones de bajos ingresos y de renta media puedan avanzar en una transición ecológica. Y remarco especialmente que la postura de su gobierno es pedir que los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional deben utilizarse para hacer "un gran pacto de solidaridad ambiental" que incluya a los países de ingresos bajos y renta media.

"La Argentina adopta la política de lucha contra el cambio climático como una política de Estado", dijo el Presidente. Para hacerlo, reiteró que hacen falta "fuentes de financiamiento innovadoras, nuevas reglas e incentivos globales". A su vez, el mandatario resaltó que "impulsamos un complejo productor y exportador de hidrógeno como nuevo vector energético" al tiempo que anunció que se adoptarán "medidas profundas para erradicar la deforestación ilegal, tipificándola como delito ambiental".

En su exposición final en la Cumbre de Líderes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), Alberto Fernández pidio que la cumbre no se limite a ser un diagnóstico y quede en palabras. Por eso la Argentina propone la creación de un Comité Político y técnico sobre financiamiento climático "con participación equitativa de países desarrollados y en desarrollo" que "trace una hoja de ruta sobre cómo movilizar los fondos necesarios teniendo en cuenta las responsabilidades comunes, pero diferenciadas", el endeudamiento y los problemas estructurales.

Algunos de esos aspectos habían sido detallados por Fernández el mes pasado durante la cumbre latinoamericana sobre cambio climático, denominada "Diálogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas", que tuvo a la Argentina como anfitriona y de la que participaron de forma virtual presidentes de 21 países de la región, además del enviado especial para el Clima de los Estados Unidos, John Kerry y el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres. 

Estas son las claves de la postura argentina, que Fernández expuso este martes por la mañana (hora argentina) en el segundo día de sesión de la cumbre.

1. Canje deuda por acción climática

Tal como dijo en Roma durante la cumbre del G20 y lo expresó en distintos encuentros internacionales, el presidente Alberto Fernández reafirmó su concepto "O globalizamos la solidaridad o globalizamos la indiferencia", frente a la necesidad de mejores condiciones de financiamiento para enfrentar la crisis climática y, en consonancia, una baja de tasas y más plazos ante el Fondo Monetario Internacional (FMI). "En vez de pagarle al Fondo lo que pretendemos es que un porcentaje sea utilizado para la transición ecológica que necesita cada país en el mundo", explicó el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié. 

2. Respeto por el acuerdo de París

Más allá de la idea de canjear deuda por acción climática, la intervención del Presidente, el martes, ante la COP26, puso el foco en el compromiso argentino con el Acuerdo de París por el cambio climático, con una propuesta para reducir en un 27% más las emisiones de efecto invernadero de la Argentina. 

3. Reducción de la deforestación ilegal

"Elaboramos el plan nacional de adaptación al cambio climático junto con las provincias y actores de toda la sociedad argentina y además pusimos en marcha una mesa de transición para la promoción de las energías renovables", remarcó el Presidente durante su intervención en la cumbre latinoamericana en septiembre de este año. En paralelo, el mandatario anunció la "adopción de medidas profundas para erradicar definitivamente la deforestación ilegal, tipificándola como un delito ambiental". "Todos estos compromisos son un paso más que da la Argentina hacia una trayectoria consistente con la meta del 1,5 grados centígrados y con neutralidad de carbono cero hacia el año 2050", señaló.

 

Ver más
Ver más