Rusia registró un nuevo récord de contagios y muertes por coronavirus

Rusia notificó este sábado 37.678 nuevos casos positivos y 1.075 fallecidos por coronavirus en las últimas 24 horas y sumó de esta manera un nuevo récord en lo que va de la pandemia.

Rusia notificó este sábado 37.678 nuevos casos positivos y 1.075 fallecidos por coronavirus en las últimas 24 horas y sumó de esta manera un nuevo récord en lo que va de la pandemia. Según informó el centro operativo nacional para la lucha contra el SARS-CoV-2, con estos nuevos datos el total de contagios ascendió a 8.205.983 y el de muertos a 229.258, la marca más alta que se haya registrado en todo Europa.

¿Por qué aumentaron los casos?

La mayoría de los nuevos positivos fue detectada en la capital Moscú (7.803), que acumula un total de 1.761.650, en San Petersburgo (3.360) y en la región de Moscú (2.783). En el marco de una ola imparable de contagios y decesos, el presidente Vladimir Putin ordenó una semana no laborable para principios de noviembre en toda Rusia. Al mismo tiempo, el alcalde de Moscú Sergei Sobyanin decretó un cierre de diez días de servicios no esenciales a fin de bajar la circulación, medida comenzará el 28 de octubre y se extenderá hasta el 7 de noviembre. Durante esos días, todos los comercios, bares y restaurantes deben cerrar sus puerta y solo podrán permanecer abiertos los negocios esenciales, como supermercados y farmacias.

Las autoridades sanitarias rusas atribuyen esta gran cantidad de casos y muertos al avance de la variante Delta y a la reticencia de la población a vacunarse debido a la desconfianza en los fármacos contra el coronavirus.

Rusia registró un nuevo récord de contagios y muertes por coronavirus

Rusia notificó este sábado 37.678 nuevos casos positivos y 1.075 fallecidos por coronavirus en las últimas 24 horas y sumó de esta manera un nuevo récord en lo que va de la pandemia. Según informó el centro operativo nacional para la lucha contra el SARS-CoV-2, con estos nuevos datos el total de contagios ascendió a 8.205.983 y el de muertos a 229.258, la marca más alta que se haya registrado en todo Europa.

¿Por qué aumentaron los casos?

La mayoría de los nuevos positivos fue detectada en la capital Moscú (7.803), que acumula un total de 1.761.650, en San Petersburgo (3.360) y en la región de Moscú (2.783). En el marco de una ola imparable de contagios y decesos, el presidente Vladimir Putin ordenó una semana no laborable para principios de noviembre en toda Rusia. Al mismo tiempo, el alcalde de Moscú Sergei Sobyanin decretó un cierre de diez días de servicios no esenciales a fin de bajar la circulación, medida comenzará el 28 de octubre y se extenderá hasta el 7 de noviembre. Durante esos días, todos los comercios, bares y restaurantes deben cerrar sus puerta y solo podrán permanecer abiertos los negocios esenciales, como supermercados y farmacias.

Las autoridades sanitarias rusas atribuyen esta gran cantidad de casos y muertos al avance de la variante Delta y a la reticencia de la población a vacunarse debido a la desconfianza en los fármacos contra el coronavirus.

Rusia notificó este sábado 37.678 nuevos casos positivos y 1.075 fallecidos por coronavirus en las últimas 24 horas y sumó de esta manera un nuevo récord en lo que va de la pandemia. Según informó el centro operativo nacional para la lucha contra el SARS-CoV-2, con estos nuevos datos el total de contagios ascendió a 8.205.983 y el de muertos a 229.258, la marca más alta que se haya registrado en todo Europa.

¿Por qué aumentaron los casos?

La mayoría de los nuevos positivos fue detectada en la capital Moscú (7.803), que acumula un total de 1.761.650, en San Petersburgo (3.360) y en la región de Moscú (2.783). En el marco de una ola imparable de contagios y decesos, el presidente Vladimir Putin ordenó una semana no laborable para principios de noviembre en toda Rusia. Al mismo tiempo, el alcalde de Moscú Sergei Sobyanin decretó un cierre de diez días de servicios no esenciales a fin de bajar la circulación, medida comenzará el 28 de octubre y se extenderá hasta el 7 de noviembre. Durante esos días, todos los comercios, bares y restaurantes deben cerrar sus puerta y solo podrán permanecer abiertos los negocios esenciales, como supermercados y farmacias.

Las autoridades sanitarias rusas atribuyen esta gran cantidad de casos y muertos al avance de la variante Delta y a la reticencia de la población a vacunarse debido a la desconfianza en los fármacos contra el coronavirus.

Leer más